martes, 7 de diciembre de 2010

ALGUNAS CERTEZAS



Quién es P.D. Cash? Hay fragmentos de manuscritos olvidados en los sótanos de la biblioteca más misteriosa del mundo: Strahov Hall Teológico de Praga; en ellos se atisba la vida de este oscuro escritor de triste mirada y peor carácter. No es exactamente una biografía, pero en ausencia de objeciones fuertes por parte de los expertos consultados, se toman como datos fidedignos los que allí figuran.
Este extraño personaje ha saltado a la fama gracias a las obras que ha publicado en su juventud, relatando todas las peripecias que debió afrontar en su exilio permanente.
P.D.C. no dejó nada sin publicar, de modo que todos deberían haber leído algo de él, aún sin proponérselo. Sin publicar, dijimos, que no es sinónimo de escribir. Porque P.D. Cash no escribió nunca nada. Se limitó a estafar a un grupo de escritores a los que contrató vía mail prometiendo fama y dinero —como tantas estafas que se valen de este medio para atrapar incautos—, para luego desaparecer en el exilio. De esa manera se aseguró un anonimato funcional. Nunca se supo su real identidad.
Con este pseudónimo, P.D. Cash se presentó a varios concursos literarios, ganando suculentos premios con las obras de otros autores, que en vano intentaron demostrar la autoría de sus obras y el consiguiente plagio perpetrado por P.D. Cash. Actualmente no se sabe si está muerto —ni se tiene la certeza de cuándo ha nacido.
Alrededor de este nefasto personaje se han tejido varias leyendas, entre ellas, que no pertenece a este mundo, o al menos al mundo de los mortales. Analizando sus escritos, un cuerpo de psiquiatras ha detectado rasgos de una personalidad múltiple con alto grado de esquizofrenia. Dice haber sido un alto miembro de un círculo hermético de origen egipcio, donde aprendió los secretos de la transmigración eterna. Dice habitar en varios mundos paralelos, a los que describe en las historias que publica.
Pese al tiempo transcurrido desde su primera aparición en el mundo literario, las obras firmadas por P.D.Cash continúan llegando a la editorial en un sobre sin membrete. Sus historias —creadas por autores anónimos— son cada vez más sombrías, crudas, y en ellas se perfila una visión de la vida que roza sutilmente lo macabro.
P.D. Cash acompañó la última entrega de material literario con una nota manuscrita en la que afirma haber hallado la fórmula de la inmortalidad. Dice estar viviendo en una celda subterránea de un monasterio en Lichtenstein —dato por demás impreciso e imposible de corroborar—, donde continúa recibiendo los escritos de cientos de autores a los que les hace creer que participan en importantes concursos literarios. Luego sólo se ocupa de modificar algunos fragmentos antes de darlos a publicación bajo su nombre. En estas modificaciones dice incluir partes de un secreto que dejó como legado oculto en las historias, y que el lector deberá desentrañar... si es que puede descifrar el enigma.
Es la primera vez que P.D.Cash no sólo admite la autoría de otros escritores al momento de presentar sus cuentos, sino que además los ha enviado con sus firmas.
Es por ello que la editorial establece otorgar un premio consistente en……(¿) …..(podría ser algún otro libro de la editorial…?) al lector que logre responder a la pregunta del inicio:
Quién es P.D. Cash?
Anímese, entre en el fantástico mundo de P.D.Cash, descubra su secreto.
Una advertencia: las historias de este personaje suelen atrapar al lector, sumiéndolo irremediablemente en su extraño mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario